25 de agosto de 2016

¿Cómo te funciona eso de ser bloguero? (Primera Parte)

Hola a todos. 

Hoy se me ocurrió venir con un post diferente a lo que es habitual por aquí, porque no conversaré sobre música o un libro, sino de mi experiencia como bloguera y cómo ha afectado mi andadura como escritora porque, como sabrán, todos los días se aprende algo. Especialmente cuando estás conectado a Internet.

1) El nuevo de la clase:



Cuando empiezas como bloguero, o como autor, te sientes como el niño (o niña) nuevo(a) del salón de clases, porque no sabes la manera más apropiada de presentarte. Como bloguero, porque piensas que los autores no te tomarán en serio, y como autor, porque piensas que el bloguero tendrá autores más importantes que leer/reseñar (también están los casos de autores/editoriales que no toman en serio a los blogueros, pero ¿merece la pena profundizar en esto?).

Como bloguero, debemos ser muy respetuosos de los autores. Muchos de los escritores que vemos en las redes, que leemos y admiramos, no viven exclusivamente de las letras y viven bajo una agenda muy apretada que los deja con apenas tiempo para socializar en las redes. Por eso lo de saltar en Twitter/Facebook o Instagram y pedirles un libro para reseñarles (así, sin más) puede perderse en la inmensa pila de comentarios sin responder.

Si hablamos de autores americanos (incluso algunos europeos), probablemente las vacantes para reseñas las maneja alguna empresa de relaciones públicas, por lo que abordar al autor es un error. Igual sucede para las entrevistas. ¿Qué hacemos entonces? Tratamos de contactar con sus asistentes a través de correo electrónico (los contactos suelen estar en sus páginas Web oficiales), y de la manera más respetuosa presentamos nuestra página/blog. Unirnos a plataformas como NetGalley (si podemos leer y reseñar en Inglés) también es muy útil, ya que por esa vía las editoriales “reclutan” a nuevos blogueros actualmente.

Como autores debemos ser conscientes de que, si bien es cierto que nuestra pasión es la escritura, nuestros libros son un producto y como tal debemos manejarlos. Un producto, para poder llegar al público, debe ser probado. Después de las pruebas, un departamento de mercadeo diseña estrategias para conquistar al consumidor, posteriormente empieza el bombardeo publicitario… entonces, cuando finalmente está en una vitrina/estantería, el público (que ya conoce sus virtudes) lo tomará y pagará por él.

Pero cuidado, porque todo libro no es para todo lector. Nos gusta pensar que sí, pero cuando se trata de gustos no se pueden hacer apuestas.

¿Cómo aprendí esto? Pues, de la forma ruda.

Al principio cometemos el error de mostrar la cara en todas partes, mandarle correos a todo el mundo con copias de nuestro libro para que los lean y los reseñen, y esos comentarios nunca llegan. ¿Pero por qué, si todos aman los libros gratis? Eso sucede, mi amigo, porque a nadie le gusta que le impongan cosas si no las ha pedido. La manera más respetuosa es preguntar primero.

Tú no te casas sin antes hacer una proposición, ¿verdad? La relación con los blogueros es igual. Preséntate primero, sé cordial y respetuoso de que esas personas también tienen una agenda tan apretada como la tuya. Algunos incluso tienen pilas interminables de libros por leer.

Entonces, ¿cómo puedo hacer para que me lea? Cuéntale sobre tu historia. Escribe una sinopsis que vaya junto a tu carta de presentación y ofrécele la oportunidad de conocer el libro. Cuando somos amables y pedimos las cosas de buena manera, conseguimos respuestas positivas.

2) Dar para recibir.



Yo estoy segura de que han escuchado la palabra RECIPROCIDAD en alguna parte. No se trata de una leyenda urbana, mis amigos.

Como blogueros, cuando un autor nos permite leer su obra tratamos de dejar una reseña honesta y apoyar en la difusión de la obra, porque sabemos que eso puede traducirse en ventas. Como autores, tratamos de ayudar en la difusión de esos blogs que siempre nos apoyan. No es algo que se manifieste explícitamente, es más bien una norma no escrita.

Siempre me he considerado afortunada en este aspecto porque mi relación con autores y otros blogueros siempre ha sido fluida, respetuosa y cercana. A buena parte de esas personas que me han apoyado (en un rol o en el otro), aunque no los conozca en persona, los llamo amigos (no fanáticos, porque no soy una estrella de Rock).

Esa simple relación de reciprocidad que he descrito antes puede llevarse a otro nivel con algo llamado NETWORKING, y este pequeño truco lo utilicé para promover el lanzamiento de mi última novela. Es una herramienta muy utilizada por agencias de relaciones públicas (esas que manejan a los autores súper ventas del New York Times), y la comunidad indie hispanoparlante está haciendo uso de ella a través de Twitter. ¿Cómo lo hacen? Ya te lo explico.

3) Una red de apoyo.



Las redes (o grupos) de apoyo no son algo nuevo. Siempre han existido y siempre existirán. Pero ¿cómo podemos, autores y blogueros, utilizarlas?

a)     Listas de correo: A través de formularios o listas de suscripción podemos agrupar la información de esos blogueros/reseñadores con los que solemos interactuar.

¿Tienes un nuevo lanzamiento en la agenda?

·        Redacta un correo electrónico y difúndelo entre tus blogueros habituales y adjunta un formulario de Google que funcionará como una hoja de registro. Esta fórmula puede funcionarte cuando planifiques eventos: chats o videochats, firmas de libros, book tours, etc.
·        Si no cuentas con una red de contacto (o deseas ampliarla), publica tu formulario en tu página de autor de Facebook y/o Twitter.
·        El formulario Google (o las apps para manejar las suscripciones) te permitirán tener la información de tus contactos organizada y lista para usar.


¿Cómo le sirve esto a un bloguero?

Los seguidores de tu página quieren saber del contenido que publicas, así que puedes usarlo para enviar (semanal o mensualmente) un resumen de tus publicaciones e invitarlos a leerlas.

b)     Grupos de SM:
En Facebook se han hecho muy populares los grupos que promueven la lectura (y las páginas que pertenecen a blogs). Entrar periódicamente, interactuar y promocionar tu trabajo (sin hacer spam) es algo que también puedes hacer.

Después de publicar un libro no aparece, mágicamente, un club de fans esperando hacer el “trabajo sucio” por ti, aunque sí es cierto que personas se dedicas casi exclusivamente al trabajo de publicitar autores. Promocionar tu trabajo, hoy en día, es casi tan importante como ofrecer un libro de buena calidad. Si no nos conocen, no nos compran. No olviden eso. Pero debemos tener cuidado, pues la red está llena de personas que se presentan como especialistas en en promoción y resultan ser un fraude, así como están esos grupos que promocionan la piratería.

Seguro se me está escapando algo, pero pensaré en eso y lo añadiré en una nueva entrada. Puedes dejar dejar sugerencias si quieres que hable específicamente de algún tema la siguiente vez. 

Si esto te parece útil o interesante, compártelo. Si crees que puedes enriquecer el contenido, coméntalo.

Muchas gracias por dedicarle unos minutos de tu tiempo a esta entrada.


M.-

0 comentarios:

Publicar un comentario