27 de noviembre de 2012

Revolver: Un maravilloso experimento psicodélico

Hace mucho tiempo (más del que recuerdo), un amigo me pidió escribir sobre uno de mis discos favoritos. Parece que, aunque tengas claras las ideas, enfrentarte a un encargo no es sencillo. Pues bien, finalmente encontré la inspiración para finalizar este texto y (obviando todos los aspectos técnicos) me limitaré a relatar mi experiencia con Revolver. Sí, ese disco de The Beatles.

Conocí este disco cuando tenía 14 años. Pertenece a la lista de "descubrimientos geniales que agradezco a mi papá". No voy a recurrir al cliché ese de "mi vida cambió después de este disco", porque fui un desastre antes y lo soy ahora; pero aprendí que debía abrir mi mente y que la música tiene una amplitud suficiente para que una banda te sorprenda cada tanto.

Empecemos con el concepto gráfico del disco:
No se si ustedes recuerdan una película llamada Backbeat (yo la amo, mucho). Allí aparece un personaje llamado Klaus Voormann. En la cinta, Klaus es novio de Astrid Kirchherr (que luego lo dejó por Stu Sutcliffe, para quien no sepa quien es, el primer bajista de The Beatles).

Aclarada la historia del personaje pasamos a lo que interesa. Klaus diseñó el collage que sirviera de portada para este disco en 1966, y en el trabajo se incluyen recortes de fotografías de los miembros de la banda que habían sido tomadas entre 1964 y 1966.

Luego Klaus colaboraría nuevamente con un Beatle (George Harrison) para el concepto gráfico de uno de sus discos como solista, pero eso es harina de otro costal.

Respecto a la música:
El vinilo contaba con 11 temas; 6 de ellos en la Cara A del disco y 5 en la B. Varios de los temas incluidos en este trabajo fueron reconocidos con importantes puestos en las carteleras musicales de la época y, en conjunto, Revolver fue incluido en la lista de los "500 mejores discos de todos los tiempos" de la revista Rolling Stone (si, me gusta la historia... y mucho).

Para nadie es un secreto el contacto de los Cuatro Fantásticos de Liverpool con las drogas. La década de los 60 en particular fue de una gran riqueza creativa y muchos le atribuyen el colorido de sus letras al abuso de alucinógenos.

En Revolver, uno de los aspectos más "particulares" fue el proceso compositivo. La experimentación con guitarras inversas, clavicordios, cítaras, entre otros dio paso a temas pioneros de la onda psicodélica como es el caso de "Tomorrow Never Knows". Para este álbum, George Harrison aporta "Taxman" (tema que abre el tracklist de la cara A) y que muchos asocian con una leyenda urbana sobre la supuesta muerte de Paul McCartney, pero que en realidad habla de los cobradores de impuestos. Otras canciones de George para este disco son "I want to tell you", un tema con el que personalmente me identifiqué alguna vez, y "Love you to" donde ya se pone de manifiesto su inclinación hacia la música hindú.

Fuera de las habituales muestras de genialidad de Lennon y McCartney, Ringo Starr también tiene su cuota de protagonismo en Revolver con el tema "Yellow Submarine" (del que me atrevería apostar que cualquier persona en el mundo conoce y/o recuerda).

Mis temas favoritos en Revolver: (fuera de los que ya han sido citados) "Good Day Sunshine" y "Got to Get You into My Life", ambos de McCartney. No se puede dejar de destacar canciones como "And Your Bird Can Sing" y "I'm Only Sleeping", ambas de Lennon.

En resumen: hablamos de un disco que estuvo adelantado a su época, marcó pauta y trascendió la brecha generacional, como muchos otros trabajos de esta banda (mi favorita). Pero quizás solo esté hablando la pasión que siento y no la verdad. Juzguen ustedes mismos.

2 comentarios:

Jazz dijo...

AAAAWWWW! Maj Beia La colega! mira que si me cumplió! excelente sintesis colega! Un Abrazo!

@ExtremeDamage dijo...

yo siempre cumplo xD gracias!

Publicar un comentario